fotografía-gastronómica

Por qué la fotografía gastronómica es importante

Uno de los sentidos más importantes en la comunicación es la vista, y la fotografía gastronómica es el elemento clave dentro de cualquier estrategia de marketing gastronómico

Seguro que habéis oído muchas veces eso de “una imagen vale más que mil palabras” o aquello de “comemos por los ojos”. Pues bien, en el sector de la gastronomía estos conceptos cobran incluso una dimensión mayor.

La fotografía gastronómica es imprescindible para atraer a los clientes

Las buenas fotografías de platos y creaciones gastronómicas de tu restaurante, bar o cafetería son imprescindibles para atraer a los clientes, ya que a la mayoría de las personas les gusta ver una foto de la comida antes de pedirla; eso les da la seguridad de saber exactamente lo que van a pedir.

La mejor manera de conseguir que la carta de tu restaurante destaque y atrape la atención del cliente, es usando la fotografía. Hoy en día, que vivimos en una era muy visual, la comunicación de un restaurante sin la fotografía no es nada.

Para todo restaurante es vital tener buen material fotográfico. Es la mejor carta de presentación de la cocina o del chef después de una recomendación porque las fotografías tienen un fin muy claro: proyectar la imagen más apetecible posible de los platos del restaurante para incentivar a la gente a que vaya a probarlos y provocar que nos elijan a nosotros y no al restaurante vecino

Para eso, las fotografías de tus platos tienen que contar una historia, las fotos deben ser profesionales y atractivas con el fin de que puedas atraer a tus clientes. Así que tenedlas en cuenta dentro de vuestro presupuesto de marketing y encargadlas a un fotógrafo profesional. Y colaborad con él para que pueda hacer su trabajo en las mejores condiciones: disponer del tiempo necesario, preparar el ambiente, no hacerlo en las horas punta del restaurante, atender a sus peticiones… El resultado será mucho mejor que si las hacéis vosotros mismo y tendréis un material tan bueno que no solo os servirá para mostrar vuestros propios menú, vuestras especialidades, el ambiente del restaurante, vuestro equipo, etc., sino también para ilustrar y presentar vuestra web, para dar contenido a vuestras redes sociales y para cualquier otra labor publicitaria que queráis llevar  cabo.

Y no solo de los platos. Tan importante como la comida es el ambiente del restaurante. Si uno de tus atractivos es la decoración, ¿por qué no aprovecharla? Fotografías de rincones del local o de detalles son una buena carta de presentación y contribuyen a captar clientes.

Así que, nuestro consejo es que cuidéis la calidad de las imágenes, para que tengan la resolución adecuada y que os hagan las fotos siempre de día y en los rincones más bonitos de vuestro negocio.

Además es bueno que la comida la presentéis en platos con diseño e iluminados con luz natural. Mostrad vuestras mercancías y contad alguna que otra historia de los productos.

Utilizad colores vivos y sobre todo cálidos que atraen mucho visualmente. Eso sí, deben ser lo más fieles y reales posible a lo que ofrecéis en vuestro restaurante. De lo contrario, podría suponer también un arma en nuestra contra.

Y, por último, pensad en los formatos a usar. No es lo mismo un slider panorámico de una web que una foto para un póster vertical o que una foto para una red social (donde el tamaño y las formas también importan). Y, sobre todo, intentad que en la fotografía gastronómica pasen cosas. Por ejemplo, una pizza saliendo del horno o el humo de la carne en la parrilla son buenos ejemplos.

La fotografías en la gastronomía supone siempre un empujón muy importante para captar la atención, y por eso es necesario que a través de ellas mostréis vuestras fortalezas y les dediquéis tiempo y una parte de la inversión de vuestro presupuesto de marketing.

En GastroMKT contamos con equipo especializado en fotografía gastronómica. Contacta con nosotros para realizar una sesión. Podemos ayudarte a destacar entre la competencia y hacer de tu comida, un atractivo irresistible a través de la fotografía gastronómica.

Imagen cedida por nuestra colaboradora Raquel Dominguez Arcos.